La Ruta de los volcanes en La Palma

La ruta de los volcanes La Palma es una de las mejores opciones para conocer en “La Isla Bonita”, La Palma, ubicada en las Islas Canarias. Junto a El Hierro, La Gomera y Tenerife, conforman la provincia de Santa Cruz de Tenerife. 

Sin duda alguna, la ruta de los volcanes La Palma es uno de los paisajes más bellos de la isla. Las razones sobran. El tono de los rojos, ocres y negros del terreno volcánico, contrastan con los verdes y amarillos de los pinos; y además, es un territorio enigmático y mágico, con una historia geológica apasionante. 

Uno de los grandes atractivos de La Palma es el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, parte de los cuatro Parques Nacionales de las Islas Canarias; que gracias a sus paisajes con bellísimas cumbres, arroyos y cascadas, se ha convertido en un destino imprescindible al momento de hacer turismo, especialmente para quienes disfrutan del senderismo. 

La Palma cuenta con unos 1000 kilómetros de senderos de todos los niveles, ideales para los amantes de la naturaleza, pero especialmente para los aficionados a esta práctica cada vez más extendida.

A diferencia de otras rutas de senderismo de España la ruta de los volcanes tiene un mayor nivel de exigencia. Representa un desafío para los amantes de esta actividad, ya que cuenta con diferentes desniveles.  

Es una ruta con unos impresionantes y bellos paisajes sobre terreno volcánico; que transcurre a través de los municipios de El PasoMazo y Fuencaliente, en el interior del Parque Natural de Cumbre Vieja. 

Esta ruta se ha popularizado no solo entre los que disfrutan del senderismo, sino también entre aquellos que practican otras actividades como la bicicleta todo terreno. Es una ruta mágica, que además se cuenta dentro de los mejores miradores de la Caldera de Taburiente. 

Del Refugio de El Pilar a Los Canarios  

Uno de los mayores atractivos de la ruta es la combinación de sendero, pista forestal y asfalto que ofrece. Además de que se pueden contemplar las dos vertientes de la isla.  

El itinerario completo de la ruta tiene unos 22 kilómetros de longitud, 900 de desnivel de subida y nada menos que 1.600m de bajada. 

Por lo general el recorrido típico inicia en el Refugio de El Pilar, una zona recreativa en la que se encuentra toda la información de la ruta y el sendero. 

A partir de allí son unos 500 metros de desnivel, con subida hasta las Deseadas y luego, todo de bajada, hasta el nivel de mar, en caso de que se elija ir a las Salinas. 

Existen varios senderos dentro de la ruta de los volcanes de La Palma. Otro de los más conocidos es el que empieza en Los Brecitos y desciende por el Barranco de Las Angustias, para culminar en una bonita cascada de colores. 

Debido a la exigencia de la ruta, algunos optan por dividirla en dos partes. De esa forma, un día puedes hacer el tramo entre el Refugio del Pilar y Los Canarios, y otro día el tramo entre Los Canarios y Fuencaliente. 

Durante el recorrido también se aprecian bellas vistas del Valle de los LlanosDespués se continúa a lo largo de la cordillera, y tras una caminata de aproximadamente seis o siete horas, se llega a Los Canarios en Fuencaliente. 

De Los Canarios a Fuecaliente 

El área entre Los Canarios y el Faro de Fuencaliente es de descenso. Es una de las zonas de mayor interés, ya que durante el recorrido se observan unas bellas vistas de los viñedos de uva malvasía. 

Luego de allí, es el turno del Volcán Teneguía, un famoso volcán que entró en erupción en 1971, cubriendo una extensión de 3,1 kilómetros cuadrados en 24 días.  

Ya más hacia abajo puede divisarse el Faro de Fuencaliente con las Salinas, que destaca entre los tonos oscuros de los volcanes y el azul del océano y el cielo. 

En esta zona algunos turistas aprovechan para hacer un pequeño recorrido en el que se explica cómo es el proceso de obtención de la sal. Es un complemento perfecto para celebrar que se ha finalizado la ruta. 

Durante el recorrido se camina por siete volcanes incluidos en el Parque Natural de Cumbre Vieja. Entre ellos se incluyen Hoyo Negro, Duraznero y San Martín, en Los Canarios.  

El paseo es toda una aventura que permite apreciar diferentes formaciones geológicas como las coladas de lava, lagos de lava, conos de piroclastos y fisuras volcánicas. Otra parada obligada son los volcanes de la Deseada, que con sus 1949 metros de altitud, son el punto más elevado de la ruta. 

Recomendaciones  

Debido a la escasa vegetación y las pendientes de gran exigencia, lo más conveniente es llevar el equipo y vestuario adecuado, así como también alimentos e hidratación suficiente. Recordemos que se trata de un sendero cuyo recorrido puede prolongarse, de acuerdo con la condición física de cada persona.  

Cualquier época del año es perfecta para visitar La Palma. Sin embargo; si te animas a hacer esta ruta en verano o Semana Santa, recuerda que siempre hay más visitantes, por lo que si no eres amigo de las aglomeraciones, lo mejor es evitar estas fechas. 

Lo que sí no debes olvidar es que en verano el calor, el viento y la falta de agua pueden provocar deshidratación, por lo que es fundamental que tomes tus precauciones. Ello implica protegerte del sol, utilizar el calzado y ropa adecuados, tomar mucha agua, y sobre todo que te prepares muy bien físicamente para el esfuerzo que supone el recorrido. 

Aunque generalmente afecta más a las islas situadas en el este del archipiélago, La Palma puede verse afectada por las calimas. Se trata de corrientes de viento procedentes del Sahara, que traen polvo del desierto en suspensión, lo que puede afectar notablemente el ambiente.

En cualquier caso, y sea cual sea la época del año en la que decidas conocer La Palma, esta ruta de senderismo no puede quedar fuera de tu itinerario de viaje. Será una experiencia que te sorprenderá gratamente y que seguro podrás recomendar a alguien más.