Las Mejores islas griegas para visitar en 3 días

Grecia posee algunas de las islas más bellas de Europa y del mundo. Sus encantadores paisajes se extienden a lo largo y ancho del Mar Mediterráneo, convirtiéndose en verdaderos paraísos terrenales. 

Y es que si hablamos de las islas griegas las hay de todo tipo. Algunas son más tranquilas, alejadas del bullicio y ubicadas en territorios remotos. Pero otras se destacan por exclusivas fiestas donde la noche cobra un ambiente especial. 

Incluso, una quinta parte de la superficie total de Grecia está compuesta por islas. Por esa razón, y como las opciones son muy variadas, quizás aún no sepas por cuál decidirte.  

En todo caso, siempre hay alguna que se adapta al tipo de turismo que quieras hacer. Si estás pensando en conocer las islas griegas pero no tienes mucha idea de cuáles visitar esta guía es para ti.  

Aquí te mostramos algunas de las que consideramos las mejores. Sigue leyendo y entérate de por qué visitar estas fabulosas y extraordinarias islas griegas.  

Santorini, bella y fascinante 

Sencillamente un viaje que no puedes dejar de hacer. Santorini es uno de los destinos más populares entre los turistas que visitan Grecia. Las razones sobran. Las empinadas callejuelas, las casitas blancas y placitas repletas de flores le agregan un encanto especial. 

Quedarás enamorado de cada uno de sus rincones, la belleza de sus playas y ni hablar de sus atardeceres, que son el delirio de cualquier amante de la fotografía. En Caldera, el corazón de la isla, el mar es intensamente azul, y los islotes están incrustados con piedra pómez. 

Entre los elementos que la hacen única entre las demás se encuentran sus características geológicas. Santorini está ubicada en una caldera que reúne distintos volcanes, lo que convierte esa área en un centro volcánico del Mar Egeo.  

En esta bellísima isla griega también están ubicadas dos de las iglesias más emblemáticas de toda Grecia: Agios Spyridonas y Anastaseos, famosas por sus bonitas cúpulas azules. 

Al ser tan frecuentadas por viajeros de todas partes del mundo, no es precisamente el lugar más tranquilo para vacacionar. Pero por supuesto es una visita que vale la pena hacer al menos una vez en la vida. 

Mykonos, para ir de fiesta  

Si tu plan es divertirte esta es la mejor opción. Mykonos es la dueña absoluta del mejor ambiente de fiesta cuando se trata de las islas griegas. Durante años ha sido conocida por ser uno de los destinos más populares de Grecia y no es en vano. 

Es conocida especialmente por su gran actividad nocturna, y su amplia variedad de discotecas, clubes y locales con ambiente de fiesta. Pero también por su bello casco antiguo, sus famosos molinos y el barrio de la pequeña Venecia. 

Chora, su capital, es realmente una belleza. Recorrer las calles empedradas del centro histórico, rodeadas de buganvillas y casas pintadas de blanco con puertecitas y escaleras de colores, es toda una experiencia.  

Las pintorescas casitas en las estrechas calles, típicas de esa encantadora arquitectura de las islas, con sus aguas cristalinas, han hecho de ella un destino fascinante. 

Las mejores playas que no puedes dejar de visitar son Playa ParaísoElia, Kalafati y Panormos.  Por su ambiente de fiesta, a menudo Mykonos es comparada con St. Tropez o Ibiza. 

 

Rodas y su legado histórico 

Para quienes andan de vacaciones pero no por eso desaprovechan la oportunidad de estar en contacto con la historia, Rodas es la mejor opción.  

El Puerto de Rodas, Mandraki, fue el albergue de una de las siete maravillas de la antigüedad. Se trata del Coloso de Rodas, una estatua de 37 metros que representaba a Helios –el dios del Sol- y que servía de faro y como puerta de entrada del puerto de Rodas. 

Desafortunadamente en el año 227 un terremoto se llevó consigo la estructura, pero esta historia se mantiene presente en la ciudad, representando parte de una visita realmente fascinante.  

El centro antiguo de la ciudad de Rodas es uno de los lugares más interesantes. Su  fascinante pasado medieval; caracterizado por grandes murallas, fortificaciones, palacios de piedra, minaretes, mezquitas y templos antiguos, le valieron la declaración como Patrimonio de la Humanidad. 

En el pueblo de Lindos, también se pueden visitar yacimientos arqueológicos, y disfrutar de las bellas playas y calas de un profundo azul turquesa. Entre ellas se pueden mencionar Ellie Beach,  Callithea Beach, Kokkina y Kolymbia, entre otras.


 

Encanto y mitología en Creta  

Creta es la más grande de las islas griegas. Quienes la conocen saben que guarda numerosas leyendas que la convierten en un destino enigmático y a la vez encantador.  

Se divide en cuatro regiones: ChaniaRethymno, Heraklion y Lassithi y cuenta con más de 8000 km2 en los que el viajero encuentra paradisíacas playas, pueblos pesqueros con bellísimos paisajes, interesantes restos arqueológicos y paisajes de ensueño. 

Playa de Balos, con sus aguas cristalinas es un lugar de infinita belleza. No puedes dejar de visitar Playa Elafonisi, que se distingue por su arena rosa, y la Playa de Agia Roumeli, con su particular arena negra, considerada la puerta de entrada a la Garganta de Samaria. 

El Parque Nacional de la Garganta de Samaria cuenta con una espectacular zona montañosa de 16 kilómetros, que la convierten en la más larga de toda Europa, y es ideal para los amantes del senderismo. 

Sus típicas casitas blancas, aguas de un azul turquesa intenso y la mitología que rodea al lugar, han convertido a Creta en una de las islas griegas más famosas del mundo.  

Ubicado en la colina de Kephalael Palacio de Knossos es otra parada obligada y una de las atracciones emblemáticas de Creta. Con 21.000 Km2 es el palacio minoico más importante de la isla. Esta visita suele estar acompañada de un recorrido por el museo arqueológico de Heraklion.  

Corfú, bonita y mágica 

Situada en el mar Jónicoal noroeste de Grecia, Corfú es otra de las islas más grandes y bonitas. También se le conoce como la Isla Esmeralda, y se distingue por poseer muchos atractivos.  

Sus paisajes naturales con olivos y cipreses, así como también las bellísimas playas de aguas turquesas le ubican entre las más bellas. Por eso se ha convertido en el destino preferido de turistas de todo el mundo. 

Esta isla está dominada por el Monte Pantocrátor de 914 metros, que cuenta con una exuberante vegetación producto de las lluvias y su clima mediterráneo. La ciudad medieval de Corfú, su capital, es un maravilloso lugar con sorprendentes edificios. 

Entre ellos se destacan la Fortaleza Antigua construida por los venecianos, el palacio de Achileion, residencia de verano de Sissi Emperatriz o la Plaza de la Explanada o Spianada. 

En cualquier época del año una visita a las islas griegas siempre resulta una fabulosa experiencia. Sea cual sea tu plan, anímate a descubrir sus encantos. La idea siempre será disfrutar de la magia que caracteriza a estas extraordinarias maravillas naturales.