Las Mejores calas en Formentera

Formentera es la más pequeña de las islas Baleares de España. Un estupendo paraíso en pleno mar Mediterráneo, que por su gran belleza cada año atrae gran cantidad de turistas de todas partes del mundo.  

Con maravillosos paisajes naturales y extraordinarias playas vírgenes de arenas blancas y aguas de un profundo azul turquesa, en Formentera tienes todo lo que necesitas para una escapada tranquila y relajada. 

A diferencia de su vecina Ibiza, el ambiente suele ser menos fiestero; sin embargo, eso no significa que no hay espacio para la diversión. Bares, chiringuitos y variedad de restaurantes forman parte de una interesante infraestructura turística. 

Formentera cuenta con un terreno principalmente plano, por lo que muchos visitantes suelen alquilar bicicletas para recorrer la isla. Otros se deciden por algunas de las rutas verdes de la zona, con numerosas especies de fauna y flora. 

A pesar de sus dimensiones (83 Km²), cuenta con un tramo de costa de 69 km ², donde se ubican numerosas playas, pequeñas calas y lugares llenos de encanto en los que hay mucho por ver y hacer. 

En este recorrido te contamos cuáles son las mejores calas para conocer en Formentera. Déjate llevar por sus encantos y solo dedícate a disfrutar. Estamos seguros de que nuestras recomendaciones te van a encantar. 

Cala Saona 

Con unos 200 metros de longitud y 120 metros de ancho, está considerada una de las mejores calas de Formentera. Para algunos incluso es la más bonita de toda la isla.  

Se sitúa entre acantilados, rodeada de un tupido bosque de pinos, que exaltan la belleza y tranquilidad de sus cristalinas aguas. Esto la ha convertido en la favorita de muchas familias, especialmente de los más pequeños.   

Cala Saona pertenece al Área Natural de Interés Especial de Cap Alt. Además es la única playa ubicada en el lado oeste de la isla, caracterizada por sus grandes rocas rojas que delimitan la playa, lo que ofrece al viajero unas vistas únicas en comparación con el resto de las playas de la zona. Déjate atrapar por la belleza de esta cala. Una visita que sin duda vale la pena hacer en cualquier época del año.

Caló D’Es Ram    

Es una de las menos conocidas pero también se cuenta dentro de las más bonitas. Situada en el punto sur de la Isla, bajo La Mola y Migjorn, es una recóndita y rocosa cala ubicada en la Reserva natural de La Mola, entre pinos y bosques caracterizados por aguas cristalinas y fondos de arena blanca.  

El acceso para llegar a Es Ram es algo difícil, pero el viaje vale la pena. Es necesario recorrer Camí des Ram, entre los pueblos de Es Caló y El Pilar de la Mola también se puede cruzar a través de la Playa de Migjorn y Cala des Morts. 

Aprovecha y date un relajante baño sin el bullicio de las playas masivas. También puedes divertirte haciendo snorkel o disfrutando de los bellos atardeceres en medio del singular paisaje. 

Ses Illetes 

Localizada en la parte norte de la norte de Formentera, en el Parque Natural de las Salinas, es una de las playas más emblemáticas de las islas Baleares.  

Sus paisajes de arena blanca y fina y la claridad de sus aguas seducen a cualquier visitante, a tal punto que ha sido calificada como una de las mejores playas no solo de Europa, sino del mundo. 

El secreto de estas aguas cristalinas está en la Posidonia Oceánica, una planta acuática muy extendida en todo el mar Mediterráneo que tiene la capacidad de dar oxígeno y transparencia a las aguas. Por su gran importancia ecológica, es considerado un ecosistema protegido por la Unión Europea.  

En Ses Illetes también puedes practicar snorkel, vela, windsurf, kitesurft y otras disciplinas que harán de tu paseo una experiencia difícil de olvidar. 

Cala en Baster 

Para quienes prefieren calas más rocosas, ninguna como la Cala en Baster. Está ubicada en el norte de la isla, a un par de kilómetros de Sant Ferran de Ses Roques.  

Es una playa bastante tranquila, con unos 150 metros de longitud, totalmente distinta a las del resto de la isla.

Su composición de rocas y escasa vegetación conforman un paisaje sorprendente rodeado de acantilados. Se caracteriza también por sus cuevas, donde anteriormente se guardaban las barcas de los pescadores de la zona, lo que la convierte en una de las calas más llamativas de toda la isla. 

La presencia de barcas en esta playa no es casual. Junto con el puerto de La Savina y Es Caló de Sant Agustí, Cala en Baster era uno de los puertos más utilizados por los formenterenses. 

Lamentablemente no cuenta con servicios turísticos, por lo que es necesario llevar todo lo que se requiere para pasar un relajado día de playa. Por su aspecto natural y salvaje, a menudo es muy frecuentada por nudistas.  

Aunque hoy en día la actividad de las embarcaciones ha descendido de manera considerable, sigue siendo una playa muy resguardada del viento. Llaman la atención las guías fabricadas con sabinas, que servían para arriar los botes desde las cuevas hasta el mar. 

Caló des Mort 

Esta pequeña cala en forma de media luna se encuentra a 10 kilómetros de Sant Francesc Xavier, entre Es Ram y la Playa de Migjorn. 

Está rodeada de un bellísimo entorno ideal para quienes disfrutan de la naturaleza en todo su esplendor. El mar adquiere tonos de colores sorprendentes, lo que es posible no solo por la Posidonia Oceánica, sino también por la presencia de los acantilados. 

Otra de sus características típicas es la presencia de los escars. Estas casas de madera son utilizadas como diques secos para pequeñas embarcaciones de pesca, o también como depósitos para equipos útiles para viajes al mar. 

Debido a las características del terreno, en esta cala el nudismo también está muy extendido, por lo que se ha convertido en la favorita de muchos turistas que buscan aislarse de las playas más concurridas y ruidosas.  

Las opciones de calas en Formentera son muy diversas. Quienes las visitan tienen la oportunidad de disfrutar no solo del sol y la playa, sino también de paisajes increíbles que se convierten en los favoritos de los viajeros. No lo pienses más y planifica desde ya tu escapada a este fantástico destino.