Los pueblos con más encanto de la Costa Brava

La Costa Brava tiene todo lo que necesitas para pasar unos días fantásticos en España. Esta zona costera de Cataluña, que se extiende desde el municipio de Blanes hasta la frontera con Francia, al Norte, es una fantástica ruta para los viajeros. 

La mayoría de sus paisajes se caracterizan por pendientes muy pronunciadas, con fuertes desniveles y zonas rocosas. Desde la década de 1950 y 1960, la actividad turística fue desarrollándose poco a poco, y hoy en día se destaca por un desarrollo urbanístico importante.  

Por su ubicación geográfica se le considera una zona de paso de muchos pueblos. Pero también es la puerta de entrada a la Península desde la Europa Mediterránea. Cada año atrae a una gran cantidad de turistas, excursionistas, playeros y buceadores de todo el mundo, que llegan atraídos por el encanto de las playas, calas y la salvaje y extensa vegetación.    

De hecho en la zona existen algunos restos históricos que son evidencia de un interesante pasado, que se distingue por su variedad de tradiciones y su cultura.  

La Ciudad Ibérica de Ullastret, el yacimiento griego y romano de Ampurias o el Poblado ibérico de Puig de Castellet, son algunos ejemplos de esto. 

Si estás pensando hacer un recorrido por la Costa Brava pero aún no tienes claro qué lugares visitar te ayudamos a elegir las mejores opciones.  

La Costa Brava está repleta de pueblos encantadores. Sigue leyendo y entérate de nuestras recomendaciones para que conviertas tu viaje en una experiencia inolvidable. 

Pals 

En la lista de pueblos con mayor encanto de la Costa Brava no puede faltar Pals. Localizado en la comarca del Bajo Ampurdán, fue construido en el interior de una fortaleza, y desde entonces ha mantenido su esencia medieval. 

Visitar Pals es un extraordinario viaje en el tiempo. Al recorrer su bellísimo casco histórico, declarado Sitio de Interés Histórico en 1973, podrás observar pintorescos arcos, puertas y fortificaciones. 

Vale la pena visitar monumentos como la Torre de las Horas, con su imponente estructura circular, la fortificada Casa-Museo de Cultura Ca La Pruna o la Iglesia de Sant Pere, que tiene más de 1000 años de historia. 

En el punto más alto se encuentra el mirador Josep Pla, donde puedes disfrutar de unas vistas preciosas de las Islas Medes, el Masivo del MontgríCanigó y la Sierra de l’Albera. 

Uno de sus mayores atractivos es que conserva sus tradiciones locales a lo largo de todo el año. En Pals puedes disfrutar de bellísimas playas vírgenes, dunas, y hasta una ruta por los campos de arroz, a bordo del tren Xiulet de Pals”. 

 Calella de Palafrugell 

Este pueblito de pescadores está considerado uno de los más bonitos de toda la Costa Brava. Los caracterizan sus laberínticas calles de casas blancas, junto a las barcas de madera, así como también sus sensacionales playas y calas. Todo se mezcla de manera armoniosa para recibir al turista. 

Playas urbanas como Port Bo o En Calau son ideales para disfrutar del mar. Tampoco puedes dejar de recorrer el pueblo, y pasar por el Camino de Ronda. Este mágico lugar es actualmente es una de las rutas de senderismo más populares de la Costa Brava y de roda España. 

Una parada obligada es el Jardín Botánico del Cap Roig, conocido como uno de los mejores de todo el Mediterráneo por su maravillosa vegetación. Además, no olvides el Castillo de Cap Roigun imponente palacio del siglo XX de gran belleza.

También puedes pasear por el Poblado Ibérico de San Sebastián de la Guarda y por el el barrio marítimo de Port Bo, conocido por sus espectaculares casas blancas que conforman una fachada marítima única. Por su gran importancia arquitectónica, ha sido declarado como bien cultural de interés nacional.  

No podemos dejar de mencionar “las Vueltas”, unas arcadas abovedadas situadas a un paso de la playa de Port Bo que se han convertido en un atractivo para los amantes de la gastronomía, ya que acogen las terrazas de un conocido restaurante de la zona. 

Tossa de Mar 

Es uno de los pueblos más pintorescos de la costa. Ubicado entre Lloret de Mar y Sant Feliu de Guíxols, es de esos lugares que logra atrapar a cualquier turista. No solo puedes disfrutar de las playas. En Tossa de Mar hay mucho por ver y hacer. 

No puedes dejar de visitar el Castillo de Tossa. Construido entre los siglos XII y XIV, es la única fortificación medieval que se mantiene en pie en la costa catalana. 

El recorrido no está completo sin un paseo por Vila Vella, el casco antiguo, que conserva su tradición medieval. Pasear entre las murallas mientras caminas por las calles empedradas, es una experiencia sencillamente fascinante.    

Lo más habitual es hacer esta ruta subiendo hasta el faro y atravesando toda la fortificación. Incluso puedes hacer una visita al museo que está en su interior.  

O también puedes detenerte en la estatua de la famosa actriz Ava Gardner, quien en los años 50 pasó unos días en Tossa de Mar filmando la película “Pandora y el holandés errante”, lo que en su momento representó todo un acontecimiento.  

Cadaqués 

A este precioso pueblo del Alto Ampurdánen la provincia de Girona, también se le conoce como “el pueblo blanco de Dalí”, y para muchos es incluso el símbolo de la Costa Brava.  

Aunque tiene una amplia tradición pesquera, se dedica también a la producción vinícola. Una de sus principales características es que abundan las terrazas con vistas a la bahía de Cap de Creus. 

Al igual que otros pueblos del litoral catalán, cuenta con un bello casco histórico constituido por casas blancas y detalles azules. Uno de los lugares emblemáticos es la iglesia parroquial de Santa María, de mediados del siglo XVI y de estilo gótico. 

El paisaje se complementa con el puerto pesquero repleto de pequeñas embarcaciones que permanecen en las cristalinas aguas de la bahía. Al visitarla no dejes de lado un recorrido por el paseo marítimo, ideal para perderse por las bonitas callejuelas en las que el ambiente bohemio y relajado está siempre presente. 

Otra opción en Cadaqués son las rutas de senderismo disponibles en la zona. Otra visita muy recomendada es la excursión hasta Portlligat para conocer la Casa-Museo de Dalí. O también ir hasta Cap de Creus, una península con maravillosas calas y un faro que gran belleza.  

Roses 

El último de los pueblos que te recomendamos en esta lista se encuentra prácticamente al lado de la frontera con Francia, en el Golfo de Roses. Esta localidad del Ampurdan, ofrece gran variedad de lugares para visitar y disfrutar.  

Sin duda sus playas y calas de azul turquesa son parte de su gran atractivo, pero también cuenta con un precioso casco histórico que se conserva casi en su estado original, lo que le agrega un encanto especial.  

El monumento más conocido es La Ciudadela, una fortaleza donde se conservan restos de la época antigua de los griegos y romanos. También puedes visitar el fuerte renacentista del Castillo de la Trinidad del siglo XV, justo en la entrada de la bahía de Roses. 

Siguiendo con el recorrido por el lugar, es ideal visitar el conjunto megalítico de Roses, formado por varios dólmenes y menhires procedentes del paleolítico superior y del neolítico. El dolmen de la Creu d´en Cobertella está considerado como uno de los mejores de Cataluña por sus dimensiones. 

El tramo de los acantilados que separan Roses de la localidad de Cadaqués por el litoral del Parque Natural del Cabo de Creus, es otro de los lugares que vale la pena visitar, al igual que el Parque Natural Marismas del Ampurdán.   

Con estas recomendaciones tu viaje a la Costa Brava será espectacular. Maravillosas playas y calas de la Península Ibérica, lugares que fascinan por su historia y cultura, paisajes de postal. Haz tus maletas y solo déjate llevar por el encanto de estos pueblos de la costa catalana.