La Ruta del Río Borosa.

Podríamos decir que el senderismo es una de las actividades de ocio favoritas entre las personas que priorizan el turismo, los entornos naturales y las hermosas vistas. Y no es para menos, el senderismo es practicado por una gran cantidad de personas ya sea por sea por ser una actividad saludable, ser de bajo costo o de la satisfacción misma de recorrer estos caminos repletos de historia y paisajes alucinantes. Tampoco es por echarnos flores, pero en nuestro país tenemos zonas que le quitarían el hipo a cualquiera, y hoy aquí, os hablaremos sobre una de ellas, el Río Borosa y una ruta para aprovechar vuestra experiencia al máximo, sin olvidar que tenemos el alojamiento perfecto en Cazorla para esta ruta aquí.

 

El Charco de la Cuna

Lo primero de todo es llegar a la casilla de salida, que en este caso sería el Charco de la Cuna, y para llegar primero tendremos que pasar por la Torre del Vinagre, un centro de interpretación de la naturaleza situado en la carretera A-319 entre Cazorla y el pantano del Tranco. Desde este centro tomaremos la carretera que lleva a la piscifactoría del Borosa, lugar que dispone de aparcamiento e ideal para dejar el coche. A partir de ahí seguiremos la senda paralela al río Borosa que nos llevará en pocos minutos al Charco de la Cuna, el principio de nuestra ruta.

 

El Arroyo de las Truchas

En este punto no será para nada necesario ir con prisas, caminad a vuestro ritmo y pararos de vez en cuando a contemplar el caudal del río y el bosque que os rodea. Después de haber catado los primeros pasos de la ruta, en 1,2 km apareceremos en el Arroyo de las Truchas, el cual desemboca en el río Borosa.

 

Puente de los Caracolillos

Al seguir con nuestro camino, poco después tendremos que cruzar por primera vez el río Borosa, y será a través del Puente de los Caracolillos, lugar famoso por encontrarse allí una de las más curiosas formaciones de la ruta. Estamos hablando de un pliegue rocoso formado por varios estratos geológicos formados hace millones de años cuando todo este paisaje estaba cubierto por un gran océano.

 

Cerrada de Elías

Una vez que pasemos el puente veremos que el camino se bifurca en dos, así que tomaremos el camino de la izquierda que nos conduce hasta el Vado de los Rosales, a partir de aquí dejaremos la pista forestal para continuar por un sendero más estrecho que nos conducirá a la Cerrada de Elías, aunque antes cruzaremos el río unas cuantas veces por diversos puentes donde podréis observar las maravillosas aguas color esmeralda que no te cansarás de ver. Una vez recorridos 1,5 km llegaremos a la Cerrada de Elías, uh precioso cañón cuyas paredes podrás ver reflejadas en las aguas del río y que cruzaremos por un camino con una pasarela de madera.

Central Hidroeléctrica

Tras dejar atrás la Cerrada de Elías habremos recorrido desde el inicio 4,2 km. Desde aquí continuaremos 3 km más por un camino ascendente hasta llegar a un anfiteatro rocoso donde se halla la Central Hidroeléctrica. A partir de aquí, la ruta se vuelve más ascendente, pero la parte buena es que podrás observar por el camino una hermosa vista, compuesta por una sucesión de pequeñas cascadas que no podrás perderte por nada, donde las paredes rocosas se funden con el bosque, ofreciendo una de las imágenes más bonitas de la ruta.

 

Salto de los Órganos

Y hablando de cascadas, le toca el turno a la reina de la ruta, el Salto de los Órganos, esta impresionante cascada cuenta con más de 70 metros de altura cuya agua proviene de la Laguna de Aguas Negras. Hacia la izquierda de la cascada podemos divisar un sendero que asciende hasta los túneles por donde discurre el agua a través de unos canales siendo su destino la Central Hidroeléctrica. Hemos de decir que es la parte más abrupta de la ruta, pero bella de igual modo.

Si te está gustando lo que ves y buscas alojamiento en Cazorla, encuéntralo haciendo clic aquí.

Laguna de Aguas Negras

Una vez atravesado los túneles, llegaremos a la Laguna de Aguas Negras que podréis descubrir del por qué del nombre una vez visto el color oscuro característico de las aguas. Nuestro próximo destino será el Nacimiento del Río Borosa, y para llegar tomaremos un sendero en la parte izquierda de la laguna y nos encontraremos a tan solo 300 metros la formación rocosa de donde nace el río. Para este punto habremos recorrido 10 km desde el inicio.

Laguna de Valdeazores

Una vez visto el nacimiento del río, daremos una vuelta y volveremos por nuestros pasos y cruzaremos la presa para continuar por un sendero que rodea la orilla de la derecha, y tras un kilómetro, llegaremos a la Laguna de Valdeazores de belleza solo igualada por la anterior laguna.

Ya estamos al final del camino, así que relájate y observa bien, deja que aquel lugar se asiente para siempre en tu memoria y se convierta en un recuerdo fantástico para toda la vida.

Desde aquí, creemos que la satisfacción creada al terminar esta ruta después de pasear y contemplar cada punto de esta no tiene precio y que debería de hacerla todo el mundo por lo menos una vez en la vida.

 

¿Que llevar a la ruta?

  • Son algunos kilómetros los que tendrás que andar así que lo mejor será llevar ropa cómoda e incluso bastón si lo crees conveniente.
  • Al ser toda la ruta en plena naturaleza, no habrá establecimientos para comprar, así que lo mejor es parar para hacer un picnic. Aunque si se me permite decirlo, aunque hubieran establecimientos, ¿cómo podrías perderte un picnic en un sitio así?
  • Y lo más esencial, que no se te olvide el agua, la hidratación es lo más importante, aunque tened en cuenta que en la ruta hay fuentes naturales donde podréis rellenarla.

 

Para los que decidan escoger este planazo, desde Descapada recomendamos este alojamiento en Cazorla.